Anemia por deficiencia de hierro en niños
20 de November de 2017 14:44

Por: Dr. Pepe Recoba

Cuando pienso en la importancia del hierro en nuestro organismo, no pienso únicamente en la hemoglobina, responsable de transportar el oxígeno a todas nuestras células, ni en la anemia ferropénica (como se le denomina a la baja hemoglobina por falta de hierro); más bien pienso en el rol que tiene el hierro en nuestro organismo, especialmente durante nuestros primeros años de vida, para luego “asustarme” por las consecuencias de tener deficiencia de hierro.

Dentro de las funciones que cumple el hierro, este es fundamental no solo para la formación de hemoglobina, la cual distribuye el oxígeno en los tejidos; sino también para la obtención de energía; es antioxidante; participa de la formación de ADN; es también indispensable en el desarrollo cerebral de los niños, específicamente en el desarrollo de las funciones de aprendizaje, atención, memoria, funciones motoras y de regulación de temperatura. Además, nos protege contra la toxicidad del plomo y el mercurio, así como de otros venenos y participa del mejoramiento o reforzamiento de nuestros defensas.

De tal modo que si tenemos un niño con anemia por falta de hierro, todas estas funciones antes explicadas, se van a ver deterioradas o peor aún abolidas. La falta de hierro en los niños no solo los afecta físciamente sino también en su desarrollo cognitivo; es decir, el desarrollo de la inteligencia, aprendizaje, atención, memoria, etc. La falta de hierro generará un daño irreversible si es que no se repone o se trata a tiempo, especialmente antes de los cinco años. Por esto es que me preocupa ver que en el Perú tenemos alrededor del 50% de los niños menores de dos años con esta deficiencia.

La anemia ferropénica es la forma más común de anemia en niños, principalmente por la mala alimentación, un niño normalmente necesita 1 mg de hierro al día y de todo el hierro que ingiere máximo captan el 10%, por lo tanto, necesitan una dieta que les provea de 8 a 10 mg de hierro.

La mejor fuente de hierro es la que proviene de alimentos de origen animal, refiriéndonos a las carnes, ya que esta se absorbe más, mientras que los alimentos de origen vegetal contienen un hierro muy poco absorbible. Los bebés nacidos a término (a los nueve meses de embarazo), reciben una cantidad de hierro suficiente y necesaria de la leche materna, la cual, aunque contiene poco hierro, es tres veces más absorbible, por lo que no necesita de suplementos.

En el caso de que el bebé no reciba el beneficio de la leche materna, deberá consumir una fórmula artificial que contenga más hierro que la leche materna. Los bebés prematuros son un caso especial, a ellos si hay que darles un suplemento de hierro, además de la leche materna, pues al nacer antes de tiempo no han podido completar sus depósitos de hierro como para poder mantenerse los siguientes seis meses hasta que empiezan a comer.

Aunque no lo crean, la mala alimentación se da más por desconocimiento, que por falta de recursos, y en consecuencia se vuelve la principal causa de anemia de este tipo en niños.
Por otro lado, la leche de vaca entera tiene que ver con esto, especialmente cuando se les da antes del año de edad, ya que puede generar sangrados intestinales en el niño, y después del año, la leche en exceso desplaza la capacidad y el apetito del niño para aceptar otros nutrientes ricos en hierro.

Por otro lado, cuando nosotros ingerimos hierro lo ideal es que el estómago este muy ácido, ya que el medio ácido hace que el hierro de la dieta se absorba más eficientemente, por eso es que dicen que la vitamina C o los alimentos ricos en ácido mejoran su absorción, mientras que los alimentos no ácidos como la leche la disminuyen.
No por esto debemos pensar que la leche de vaca es un mal alimento, “ojo”; la leche tiene calcio y proteínas y es bueno que los niños la consuman pero dentro de lo ponderado (uno a dos vasos al día). Por eso es que siempre digo; desde el punto de vista político, el vaso de leche es una buena estrategia, pero no es la mejor estrategia nutricional, ya que los niños del Perú necesitan hierro, la idea de fortalecer los cereales, la harina, las leches, jugos de fruta con hierro es buena, las galletas que han estado repartiendo en los colegios tienen hierro, eso es bueno, pero además debemos darle hierro a todos los niños y mujeres en edad fértil, de esta manera evitamos que nuestros niños estén en riesgo de no poder desarrollarse intelectualmente, lo que inevitablemente conlleva a más subdesarrollo y pobreza.

Saludos.

Comentarios

Doctor José Recoba
¡Hola! Soy el Dr. Pepe Recoba
Quiero darles una cordial bienvenida a lo que espero sea un espacio saludable dónde compartir con ustedes todo lo referente al cuidado de sus niños.
El objetivo de este espacio es que podamos responder todas aquellas preguntas que se puedan “quedar en el tintero” durante la consulta de sus niños con sus pediatras, ¿Acaso no les ha pasado que al llegar a casa, recién recuerdan las preguntas importantes que no hicieron? Este sitio está diseñado precisamente para desarrollar más estos temas.
A partir de ahora atenderé sus consultas, dudas y preguntas sobre los temas que son de su interés, para darles herramientas que les sean de utilidad sobre cómo cuidar la salud de sus hijos.